De la Sombra a la Luz: Cachorro Asustado se Oculta Hasta Borrar las Marcas Pesadas de su Pasado

Hace un tiempo, las autoridades de control de animales avistaron a un peludo en un bosque. Tenía una gran correa de cuero sujeta a una cadena y también lo habían atado a un árbol.

El diminuto animal estaba en los huesos y parecía muy asustado. A juzgar por el paisaje, alguien lo había puesto allí con el expreso objetivo de que muriera. No tenía comida ni bebida a su alcance.

“Cuando lo descubrimos, estábamos seguros de que su existencia anterior debía haber sido terriblemente dolorosa”, dijo Courtney Bellew, directora de Rescate y Rehabilitación de Animales de Snarr.

Lo llamaron Stewart y lo llevaron a un refugio. Los primeros días de cualquier cachorro en un refugio suelen ser difíciles, pero el caso de Stewart fue particularmente horrible. Pasó todo el día encorvado en un rincón.

“No quería que nadie lo tocara. Estaba escondido en un rincón. Definitivamente estaba asustado”, afirmó uno de los ayudantes.

Cada vez que alguien intentaba acercarse a él, no hacía nada más que retroceder, gruñir y esconder su pequeña cabeza. Todos ellos son fuertes indicadores de que experimentó un trato injusto y desagradable. Estaba tan asustado que nadie podía quitarle ese pesado collar de cuero.

“Stewart estaba tan agitado por nuestra presencia que tuvimos una nueva idea. Pensamos que lo dejaríamos relajarse”, dijo Rebecca Rood, una de las ayudantes.

Para un cachorro en estas circunstancias puede resultar bastante difícil encontrar un hogar permanente. Sin embargo, los voluntarios estaban ansiosos por ayudarlo. Decidieron intentar darle más tiempo y espacio, pero nada funcionó.

Casi no comía y no habían podido llevarlo al veterinario. Fue entonces cuando Courtney decidió sedarlo para trasladarlo y realizarle una serie de pruebas.

El veterinario le proporcionó un tratamiento para que pudiera empezar a recuperar sus fuerzas. Courtney aprovechó el tiempo en el que el peludo estuvo sedado para quitarse esas terribles joyas.

Cuando Stewart despertó y se sintió libre de esa tremenda carga, su comportamiento cambió para siempre. Por primera vez se atrevió a mirar a los voluntarios y parecía dispuesto a intentar interactuar con ellos.

“Ese cinturón alrededor de su cuello era un peso de su historia. Cuando lo logramos, comenzó a abrirse e incluso a mover la cola”, recordó Courtney.

Es posible que cualquiera haya escuchado los suspiros de tristeza de Stewart y se haya dado por vencido. Afortunadamente, este peludo se encontró con los mejores rescatistas y ahora no hay duda de que se recuperará por completo.

No sabemos qué tuvo que pasar este pequeño perro para temer tanto a la gente, pero cada acto de cariño que le brinden sus rescatistas le ayudará a dejar atrás su horrible pasado.

No te quedes sin difundir esta carta para recordar que todos los cachorros merecen una segunda oportunidad.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *