Después de haber soportado días de miseria, quedó triste y aterrorizado, esperando hasta el más mínimo atisbo de esperanza para iluminar su mundo.

 

Isumu era un perro que nunca había experimentado el amor. Lo habían abandonado cerca de un refugio, abandonado a su suerte al costado de la carretera.

Tenía una ancha raya y sangre alrededor del cuello por los grilletes que antiguamente lo habían sujetado, y sus largas uñas le causaban angustia a cada paso que daba. Su cuerpo estaba cubierto de heridas de rabia y tenía un olor único a carne podrida.

A pesar de todo su sufrimiento, los ojos de Isumu todavía tenían una chispa de vida y todavía tenía el potencial de experimentar miedo, humildad y esperanza. Oró a Dios para que alguien viniera en su ayuda y lo salvara de su angustia.

Fue encontrado por un voluntario en el refugio. Llevó a Isumu al refugio, donde recibió atención médica y le dieron una cama cómoda para dormir. Isumu es lavado y limpiado de heridas. Le dieron comida y bebida y, por primera vez en mucho tiempo, se sintió cuidado y amado.

Día 10: Isumu comenzó a recuperarse. Sus heridas comenzaron a repararse y su pelaje comenzó a crecer nuevamente. Ya no olía a carne podrida y sus ojos comenzaron a brillar de deleite y satisfacción.

Día 80: Finalmente llegó al refugio una agradable familia que quería adoptar un perro. Cuando vieron a Isumu, inmediatamente se enamoraron de él.

Podían sentir el poder y la perseverancia que se escondían debajo de su apariencia dura y sabían que él era el perro para ellos. La nueva familia de Isumu lo llevó a casa, donde lo colmaron de amor y devoción.

Ya no tenía que sufrir en silencio ni esperar que alguien lo salvara. Finalmente tuvo un hogar y una familia que lo amaba incondicionalmente.

¡COMPARTE esta historia con amigos o familiares!

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *