El cachorro muestra un comportamiento filial al consolar a su madre herida y hasta sabiendo llevarla a casa.

A menudo escuchamos hermosas historias sobre la piedad filial de los niños hacia sus padres. ¿Alguna vez has pensado que los animales también son muy filiales?

Una niña que se dirigía al almacén descubrió  un perro callejero dorado herido que intentaba caminar por la carretera  . Sus  dos patas traseras fueron aplastadas, los huesos rotos dejaron al descubierto la carne… se ve muy lamentable.

En ese momento el  cachorro corrió para intentar lamer la herida de su madre, consolarla y tocarle la cabeza  … dejándola muy sorprendida y emocionada…

El cachorro incluso  intentó levantar la pata de su madre con su pata, ayudándola lo más posible  … Aunque estaba confundido porque no sabía qué hacer, insistió en seguir a su madre y no irse.

Este tramo de carretera tiene muchos camiones, sus lesiones pueden haber sido por el descuido de algunas personas. Al observar la magnitud del daño,  la pierna parece estar rota y aún puede tratarse.

La madre perro gateó obstinadamente hacia adelante, aunque sentía dolor, no se rindió. Miró a la chica, la ignoró con indiferencia sin siquiera pedir ayuda…

El cachorro continuó acercándose a su madre, lamiendo la herida  y besándola como para consolarla: “  Mamá, ya no duele, ya casi estás en casa  …” Usó su cuerpo para ayudar a su madre a levantarse, deseando que se mantuviera alejada del suelo por miedo a la herida. La herida está sucia…

Parece que está demasiado cansada, la madre perro ya no está emocionada de responderle a su hijo. El cachorro no sabe qué hacer y sigue corriendo como si estuviera cometiendo un error con su madre  … es tan triste, resulta que los animales también tienen un vínculo tan profundo.

La niña estaba decidida a ayudar a la madre y al niño,  llamó al hospital veterinario más cercano y llevó a la madre para un chequeo  .

Afortunadamente, la condición no es demasiado grave,  la madre necesita quedarse para recibir tratamiento y los cachorros son cuidados por la familia de la niña  .
No mucho después,  la madre perra se recuperó gradualmente  y tenía mucha más vitalidad. Tanto  la madre como el niño pudieron volver a encontrarse  , abrazarse y animarse mutuamente.

La escena filial de un cachorro hace recapacitar a mucha gente. Seguramente  gracias al amor de sus hijos, la madre perra tiene una motivación más fuerte para vivir.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *