El devoto perro asumió el papel de cuidador y compañero, ayudando a la niña a superar su enfermedad e integrarse en una hermosa vida. 88

A la tierna edad de 11 años, Bella Burton, que residía en Woburn, Massachusetts, enfrentó los desafíos del síndrome de Morquio, un raro trastorno genético que afecta el crecimiento y la movilidad de sus huesos. A pesar de soportar numerosas cirugías y tratamientos físicos, caminar sin ayuda seguía siendo una tarea formidable para ella. Sin embargo, la entrada de su fiel compañero, George, un perro de servicio gran danés de 130 libras, marcó un capítulo transformador en la vida de Bella.

 

Entrenado en el Service Dog Project en Ipswich, Massachusetts, George, que igualaba la altura de Bella pero triplicaba su peso, surgió como su dedicado ayudante. El Service Dog Project, conocido por donar aproximadamente 100 grandes daneses como perros de servicio, se especializa en ayudar a personas con importantes problemas de equilibrio y movimiento, mejorando significativamente su calidad de vida.

 

Al sufrir el síndrome de Morquio, un trastorno metabólico degenerativo, Bella encontró en George un apoyo y compañía incomparables. Desde su presentación el año pasado, George no sólo ha mejorado la movilidad de Bella sino que también ha levantado su ánimo de una manera que las terapias tradicionales no podían.

 

El papel de George como muleta de Bella se extiende más allá del apoyo físico; Proporciona comodidad emocional y hace que las actividades diarias, como desplazarse por los pasillos y las escaleras de la escuela, sean más manejables. Bella narra cómo George entiende sus clases y actúa como un firme sistema de apoyo. Cuando ella pronuncia “¡Prepárate!” y se apoya en él, George se mantiene inflexible, ayudándola a recuperar el equilibrio.

 

El impacto de George trasciende los desafíos físicos de Bella, permitiéndole participar activamente en los placeres de la vida: correr en el patio de recreo, montar en bicicleta y disfrutar de diversas actividades de forma segura. Su conmovedora historia ha resonado a nivel mundial, atrayendo la atención en las redes sociales, donde los seguidores siguen su extraordinario viaje.

 

En reconocimiento a las contribuciones excepcionales de George, el American Kennel Club planea honrarlo con un Premio a la Excelencia Canina en diciembre. Para Bella, George es más que una muleta; él es un mejor amigo querido, que ofrece apoyo y compañía inquebrantables, enriqueciendo su vida de maneras inconmensurables. Su vínculo único ejemplifica el poder transformador de la conexión humano-canino.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *