El Milagro del Amor: Cómo el Cuidado Resucitó a un Perro Congelado en la Nieve

Una señora no tenía idea de lo que le esperaba cuando respondió a una llamada sobre un cachorro al borde de la hipotermia.

La pobre criatura aparentemente fue empujada dentro de una caja de cartón cubierta de nieve hasta el punto de congelarse por un tipo con un corazón de piedra.

En un clima helado, un cachorrito gravemente hipotérmico luchaba por su vida. Los incidentes tuvieron lugar en Arkhonskaya, Rusia, una ciudad famosa por su alto calor.

Tamara quedó devastada al ver cómo alguien podía dañar a una criatura tan delicada y frágil. El pequeño habría muerto en cuestión de horas si ella no hubiera respondido al llamado de auxilio. Sin dudarlo, tomó al pequeño bebé en brazos y lo llevó con cuidado a una clínica veterinaria.

El cachorro se encontraba en estado crítico; su temperatura corporal era tan baja que el veterinario no pudo determinarla, respiraba muy suavemente y rara vez se movía.

No pudieron realizar más pruebas para determinar su estado real ya que estaba terriblemente deshidratado, su cuerpecito parecía débil y no tenía presión arterial.

Tamara es voluntaria en la organización benéfica de rescate de animales Dublin Shelter. Estos héroes cuidaron del niño y estaban dispuestos a hacer todo lo posible para animar al cachorro a resistir el destino y salvar su vida a partir de ese momento.

Le pusieron el nombre de José porque el pobre necesitaba urgentemente un milagro para sobrevivir.

Lo colocaron dentro de una almohadilla térmica en la clínica para ayudarlo a restaurar su temperatura corporal normal.

Aunque eso comenzó como una idea decente, las cosas se volvieron más problemáticas a medida que su respiración se hacía cada vez más débil.

Una transfusión de sangre fue fundamental para José. Tendría que permanecer en el hospital unos días mientras los médicos esperaban un milagro, pero la fe y la esperanza son lo último que se marcha, y nunca dejarían de luchar.
Comenzó a mejorar drásticamente después de unos días.

“Pudimos escuchar su voz y finalmente se pudieron realizar algunas pruebas”, afirmaron sus rescatistas.

Determinaron que su principal problema no era simplemente que había llegado en estado de hipotermia, sino que estaba plagado de parásitos en su interior que literalmente lo estaban devorando. Esto provocó diarrea intensa, vómitos, fiebre y debilidad generalizada.

Así que lo desparasitaron inmediatamente y José no parecía querer darse por vencido, aferrándose a la vida desde que llegó a la clínica, a pesar de su pequeño tamaño y condición vulnerable.

Al día siguiente, el cachorro comenzó a dar señales de vida, las cuales eran prometedoras y optimistas para todos.

A pesar de que todavía tenía dolores y necesitaba tratamiento intravenoso, lo que puede resultarle bastante molesto, todos los veterinarios se esforzaron al máximo para que José confiara y sufriera lo menos posible.

Rápidamente anunciaron en sus redes que José se encontraba fantásticamente bien, gracias al sacrificio de sus héroes, que no escatimaron esfuerzos para asegurar su recuperación, y, lo más importante, gracias al profundo amor con el que lo trataron.

Es sólo cuestión de tiempo que el cachorro, que anteriormente fue maldecido por un hombre insensible, se haga un cambio de imagen completo y finalmente obtenga el amor lleno de amor que siempre ha merecido.

Agradecemos de corazón a la mujer que rápidamente respondió al llamado de ayuda; gracias a ella rescató la vida de este frágil animal cuyo destino estaba decidido. Pero, gracias al amor, incluso la criatura más obviamente desafortunada puede rechazar su propio destino.

Desgarradores cachorros recién nacidos encontrados arrojados en un campo nevado

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *