El perro, a pesar de tener un ojo roto, nunca deja de mover la cola, demostrando ser el más feliz.

El pobre animal había sufrido un accidente que le había provocado la rotura de un ojo. Los lugareños notaron que el perro estaba en peligro y lo transportaron a un santuario local hasta que los rescatistas de Animal Aid Unlimited pudieran recogerlo. Pero lo que más llamó la atención fue el comportamiento del cachorro.

 

Su cola nunca dejó de moverse a pesar de una herida grave que claramente era agonizante. De hecho, mientras esperaba que llegaran los rescatistas, el cachorro nunca dejó de poner una cara valiente y feliz, ansioso por hacerse amigo de cualquiera que estuviera cerca.

 

 

 

Fue tan conmovedor y dulce. El feliz niño era bastante sumiso y no se molestó en que lo llevaran a sus instalaciones cuando llegaron los rescatistas.

 

 

Sunny, como finalmente se llamó al perro, ciertamente hace honor a su nombre. A pesar de sus dificultades, tiene una actitud brillante y exuberante.

 

 

Nos sentimos aliviados de que, a pesar de que los veterinarios no pudieron restaurarle el ojo, pudo vivir la vida feliz que se merece. El ejemplo de Sunny puede ayudarnos a mantener una actitud positiva en tiempos difíciles.

Mire el vídeo a continuación, pero tenga cuidado: es gráfico en términos de la lesión ocular del perro:

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *