Madre heroica: Sin permitir que sus cinco cachorros pasaran hambre, la perra soportó meses de inanición y condiciones heladas.

La desgarradora historia de Celeste, una madre perra dedicada, ha conmovido profundamente a personas de todo el mundo. A la tierna edad de dos años, Celeste se encontró abandonada, embarazada y sola. A pesar de sus terribles circunstancias, poseía una disposición serena, contemplativa y entrañable. Se vio obligada a dar a luz en entornos peligrosos y a soportar la vida en las calles implacables. 

Con cada gramo de su fuerza, Celeste hizo todo lo posible para mantener a sus hermosos cachorros, incluso cuando prácticamente desapareció de la vista debido a sus difíciles circunstancias. Sobrevivir como perro callejero es una tarea ardua, especialmente teniendo en cuenta la responsabilidad de dar a luz, criar y cuidar a cinco cachorros. Era evidente que Celeste y sus cinco cachorros estaban gravemente desnutridos. Empleando todos los nutrientes disponibles, alimentó a sus cachorros y los protegió del duro frío invernal.

A pesar de su propia inanición, la madre adoptiva de Celeste, Elaine, observó que Celeste estaba “extremadamente demacrada, mientras los cachorros se alimentaban vorazmente”.

Sorprendentemente, los cachorros de Celeste gozaban de una salud casi perfecta a pesar de sus difíciles primeros años de vida. Celeste luchaba por alimentar a sus cinco hijos y su propia apariencia mostraba las marcas del hambre. Durante más de cinco meses, esta devota madre dedicó su vida a garantizar la seguridad y el bienestar de su descendencia. Por fin Celeste estaba recibiendo la atención que merecía.

La BC SPCA reveló que Celeste voluntariamente se quedó sin comida para alimentar a sus hijos. Después de soportar una vida dura en las calles, había sacrificado todo para garantizar la seguridad de su descendencia, por lo que ya era hora de recibir el mismo afecto.

Elaine Nelson-Hosak, una madre adoptiva de BC SPCA, se sintió obligada a darle la bienvenida a Celeste y sus cachorros a su casa. Celeste entró en su vida durante una época de pérdida personal, y el momento pareció casi fortuito. Se necesitaban el uno al otro, porque ¿quién podría aliviar mejor la angustia de un corazón roto que un compañero canino leal que pudiera amar y cuidar a Celeste y sus cachorros?

Después de eso, Celeste recuperó peso y fuerza de manera constante a través de un meticuloso régimen de “realimentación”. Su cuerpo aceptó con entusiasmo las seis comidas pequeñas y ricas en nutrientes que disfrutaba diariamente, lo que resultó en un aumento de peso de 90 libras. La buena noticia es que cuatro de sus cinco cachorros ya encontraron hogares amorosos y se reunieron con sus familias.

A juzgar por su respuesta al cuidado y su vínculo con su madre adoptiva, era evidente que Celeste la había encontrado en su hogar para siempre. La familia la llama cariñosamente “mamá”, y ahora disfruta de la comodidad de acurrucarse en el sofá y tomar el sol junto al fuego, un marcado contraste con su vida anterior en las calles. Ya no es una marginada, ha abrazado su nuevo propósito y “Mamá” ahora está segura, contenta y muy querida.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *