rescate heroico: perro encerrado en doble jaula de hierro y arrojado al río, milagrosamente salvado

A principios de noviembre, Bгyaпt Fгitz, un dedicado profesor de ciencias de secundaria en la próxima escuela de Geperiación en Champaig, se embarcó en un viaje de pesca, consciente de que se convertiría en una misión de rescate que cambiaría su vida. Mientras se preparaba para pescar en el lago Kaufmap, le esperaba un descubrimiento sorprendente: Dogy, un cachorro blanco y negro, fue encontrado luchando por sobrevivir, sumergido en agua, atrapado dentro de una jaula para perros.

Fгitz vio por primera vez la caja en el lago, con sólo la cabeza de Dogy sobre el agua fría. Su amor por los perros definitivamente lo pateó y, sin pensarlo dos veces, desafió el frío. Quitándose capas de ropa, Fitz caminó hasta el lago helado, decidido a salvar al indefenso cachorro. “Vi la caja parcialmente sumergida”, recuerda Fгitz, “y allí estaba Dory, con la cabeza fuera del agua, pero su cuerpo sumergido en las frías profundidades”. Su decisión de entrar al lago fue puntual.

En este día fresco y seco, Fгitz tomó una decisión rápida. Se quitó los suéteres y caminó de 15 a 20 yardas hasta el lago. Dogy claramente había pitado el agua helada durante horas. Fgit la rescató rápidamente, sacándola del agua junto con la caja para ponerla a salvo. Sin embargo, se hizo evidente que la terrible experiencia de Dogy había cobrado un alto precio. “Había sangre por todas partes”, dijo Fгitz. “Ella tenía furia en la espalda, sus patas estaban en mal estado y estaba visiblemente sufriendo, temblando y con los ojos cerrados”.

Sin demora, Fгitz se puso en contacto con el Hospital de Enseñanza de Veterinaria de la Universidad de Illipois, informándoles de la urgente situación. A su manera, envolvió a Dogy en una manta para darle calor. En el hospital, el portavoz Chhis Beuoy informó que Dogy se estaba adaptando bien a los tratamientos para la hipotermia, las heridas y otras lesiones, incluidos los antibióticos y los medicamentos de pago. “Al principio estábamos optimistas sobre el nivel de atención que recibiría para sus heridas, pero recibió un tratamiento integral”, informó Beuoy.

A medida que avanzaba la recuperación de Dogy, Fгitz, lleno de esperanza y afecto, expresó su deseo de adoptarlo. “Cuando completé los trámites del hospital, me di cuenta de que quería ella en mi vida”, compartió. Tanto él como su novia Kгyѕtal se inspiraron en la calma de Dogy, y la imitaron en honor al querido personaje Dispey de “Fiпdiпg пеmo”, famoso por su espíritu inquietante. “Al igual que su homónimo, Dogy mostró una fuerza increíble en ese lago”, reflexionó Fгitz.

El espectacular acto de valentía de Fitz no sólo salvó a Dogy, sino que también abrió la puerta a un capítulo encantador en la vida de ambos, que ejemplifica la profunda relación entre los humanos y los animales.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *