Un perro abandonado a su suerte, con la boca y las patas vendadas, encuentra esperanza y alegría al mover su cola sin cesar después de ser rescatado por plomeros.

“Al principio realmente no sabíamos que era un canino”, dijo a The Dodo Carrillo, un empleado de Shoreline Pipes en Texas. “Dimos marcha atrás y lo vimos”. La boca del perro estaba cerrada con cinta adhesiva y seguramente lo habrían atado con un tubo. Claramente lo dejaron allí para morir…

Carillo y su amigo se apresuraron a liberar al perro. “Parecía estar bien”, dijo Carrillo. “Fue muy cariñoso y le gustó el interés. Probablemente simplemente estuvo allí por un día o dos”.

Los plomeros subieron al perro a su vehículo y lo llevaron a Peewee’s Pet Fostering, un santuario cercano donde no se mata. “Mira esa cara”, escribió Carrillo sobre lo contento que parecía el perro de estar vivo. “¡Él reconoce que fue salvo!”

Resultó que el can se mantuvo sano a pesar de tener gusanos del corazón, por lo que comenzaron una terapia. “Su cola no deja de moverse”, dijo un portavoz de Peewee’s Animal Fostering. “Es tan dulce”.

El individuo que tan despiadadamente dejó morir al perro no fue localizado, pero al menos gracias a los plomeros, el can obtuvo una segunda oportunidad en la vida. Todo lo que necesita actualmente es un hogar amoroso para siempre.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *