Belleza Más Allá de las Apariencias: Perro con Cara ‘Aterradora’ Encuentra una Familia que lo Considera Perfecto

Murray y sus tres hermanos Weimaraner fueron descubiertos por rescatistas en 2013 en Dead Dog Beach, una famosa playa puertorriqueña donde la gente arroja a sus mascotas no deseadas. Murray y sus hermanos, que sólo tenían alrededor de 12 semanas cuando fueron rescatados, comenzaron a mostrar signos de moquillo, un virus devastador que destruye el sistema neurológico de un perro.

“Lo estaba sosteniendo en la mesa de examen y acariciándolo, y sentí un clic en su mandíbula; ese es uno de los indicadores de moquillo”, dijo Christina Beckles, fundadora y presidenta de The Sato Project, una organización puertorriqueña que rescata perros callejeros. , dijo a The Dodo. “En ese momento, no hay terapia”. Posteriormente, un perro puede comenzar a experimentar convulsiones y sufrir daño cerebral”.

Beckles y el veterinario tomaron la difícil decisión de sacrificar a Murray, creyendo que era lo más humano que podían hacer. Sin embargo, cuando llegó el momento, el veterinario cambió de opinión.

“Ella lo llevó a la mesa y él meneó la cola… y ella no pudo”, explicó Beckles.

Murray, por otro lado, tenía muy pocas posibilidades de sobrevivir: una de sus hermanas ya había muerto a causa de la enfermedad.

Según Cathy Meeks, veterinaria certificada por la junta del Hospital Veterinario BluePearl en Tampa, Florida, el 80 por ciento de los cachorros que contraen moquillo mueren. La vacunación es la estrategia más eficaz para evitar el moquillo. Murray y sus hermanos, sin embargo, no habían recibido ninguna vacuna desde que se extraviaron.

A pesar de esto, Murray mejoró con el tratamiento, a pesar de que todavía tiene ciertos problemas de salud, incluidas convulsiones moderadas. Su cráneo creció de una forma inusual como resultado del moquillo.

“Originalmente, su rostro era muy simétrico, y ahora… está un poco torcido”, dijo a The Dodo la madre adoptiva de Murray, Mackenzie Gallant. “Su cráneo ahora está bastante plano sobre su cabeza”.

Los dientes de Murray también se deterioraron y la mayoría de ellos tuvieron que ser extraídos, lo que provocó que su lengua colgara fuera de su boca.

Pero nada de esto le importó a Gallant y su familia, que incluía a su madre Kristina, su padre Dennis, dos hermanos menores, Wesley y Eli, dos perros rescatados, Pili y Fox, y su gata Daphne. Comenzaron a acoger a Murray en noviembre de 2013 y fue adoptado legalmente el mes siguiente, justo antes de Navidad.

“Es mi perro favorito”, comentó Gallant. “Lo adoro. Todas las noches duerme en mi habitación”.

Gallant regresó a casa para ir a la universidad en 2016, pero todavía se mantiene en contacto con Murray siempre que puede. “Fue difícil dejar a todos mis animales… pero Murray es único”, explicó Gallant.

La galante FaceTimes de Murray todos los días, y Murray todavía duerme en su habitación.

“Incluso cuando estoy en la escuela, él entra a mi habitación; todavía tiene una almohada y una manta”, explicó Gallant. “Y él entiende las palabras. Dirás: ‘Murray, es hora de dormir’ y él subirá corriendo a mi habitación”.

Cuando Gallant está en casa, pasa todo el tiempo que puede con Murray. Una de sus actividades favoritas es llevar a Murray, Pili y Fox a dar largos paseos.

“Le gusta salir a caminar”, añadió Gallant. “Ese es el punto culminante del día para nuestras tres mascotas”. ‘¿Quieres salir a caminar?’ le pedimos. Y todos salen corriendo. Murray empezará a aullar si uno de mis perros empieza a aullar”.

“Está prosperando y está feliz todo el tiempo”, continuó Gallant. “Él adora a todos los perros y a todos los humanos”.

Han pasado cuatro años desde el rescate de Murray, pero Beckles lo recuerda con cariño y está encantada de que Murray haya conseguido la casa ideal.

“Este perro parece diferente de los demás”, observó Beckles. “Pero ya no lo es; todavía le gusta salir a caminar y hacer senderismo”. No recibe un trato diferente al de los demás perros”.

“Desde el principio, Kristina [la madre de Mackenzie] y su familia han sido geniales”, añadió Beckles. “No podría haber pedido un lugar mejor para él”

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *